miércoles, agosto 08, 2007

Nueva ley del libro

En realidad no es tan nueva, pues tiene un par de mesecillos.

Hablemos un poquito de ella:
Esta ley, entre otras cosas, afecta a la venta de los libros de texto, por lo que va a ser la responsable en parte de que tengamos este año una campaña de curso bastante movidita y con emoción.

¿Qué cambia?
Se liberaliza el precio del libro, es decir, ahora los libros de texto no tienen precio fijo. Pero no todos, solo los de Primaria y Secundaria y sin incluir los libros de lectura, claro.

¿En qué nos afecta?
Esto nos toca muy de cerca. Si el precio del libro es libre, tanto los proveedores como los vendedores directos al consumidor podrán establecer el precio que consideren conveniente para su venta, como sucede con cualquier otro producto. Por una parte, como en muchas comunidades autónomas los libros están subvencionados, las propias editoriales se aprovechan para subir los precios (en algunos he observado hasta una subida del 20%), ya que la persona de a pie no es realmente quien los paga. Pero por otra parte, también pueden darse abusos por parte de los vendedores directos. No es por echarse piedras sobre el propio tejado, pero ahora el libro de texto dependerá de la conocida ley de mercado de la oferta y la demanda, evidentemente.

Ponedse en situación: finales de septiembre, la mayoría de los libros agotados y encuentras una librería donde está ese libro que llevas buscando por toda Murcia durante cuatro semanas agonizantes. El librero es el único que lo tiene y tú necesitas ese libro. Si te pide 40€ por él, él está en su derecho y tú en tu obligación de comprarlo, pues a tu hijo le hace falta. Está claro que abusos de este tipo va a ser muy raro que se vean, pero aunque remotos, posibles sí que son.

Situaciones como éstas son consecuencia de comprar los libros de texto en los grandes almacenes, los cuales ni son expertos ni disponen siempre de todos los títulos. ¿Quiénes son los profesionales? Los libreros de barrio. Ésos sí que no te fallarán (salvo errores humanos o que a ellos también les fallen, claro). Por cierto, Carrefour ha sido denunciado por la Asociación de Libreros de Murcia por ofrecer los libros de texto a precio de coste.

Otro asunto nuevo es el sonado Bono-libro. El cual consiste en un bono de 100€ para los padres de los alumnos de 1º y 2º de Primaria y de 150 € para Secundaria, siempre que lo hayan solicitado en la fecha correspondiente. Este bono solo será utilizable en las librerías adscritas (incluido nosotros) y únicamente para libros de texto. (aunque 20minutos diga lo contrario)

En este enlace se pueden consultar los establecimientos adheridos.

2 comentarios:

RaS dijo...

Tenía un profesor en la Universidad que nos decía que si los maestros quisiéramos y nos tomáramos la molestia de preparar bien nuestras clases, ni siquiera haría falta un libro de texto, ya que realmente lo único que acabamos haciendo al final es seguir el libro, convirtiéndose el libro en el educador.

Si conseguimos hacer que el libro de texto pierda su excesivo peso en las clases, también bajará su precio.

Anónimo dijo...

Realmente no soy un entendido en el negocio de los libros de texto. Pero considero un abuso los precios (que considero astronómicos) que se pagan por los libros de textos. Vamos a ver, son libros de duración limitada, nueve meses como mucho, luego se olvidan. Y es un producto de venta segura, ya que son inprescindible en los colegios, institutos y universidades. Que cobren 30, 40, 50 € por estos libros es una tomadura de pelo y un abuso para las familias. Todos los años suben los precios, y yo me sigo preguntando porque.