lunes, julio 17, 2006

Un Quijote comestible

Con motivo de la inauguración del nuevo Instituto Cervantes de Pekín, el pasado 14 de julio, el cocinero y artista Firo Vázquez, un polifacético cocinero murciano, elaboró un ejemplar comestible de esta gran obra.

"¿A qué sabe el Quijote?" era el nombre del acto organizado por Firo, mitad conferencia, mitad espectáculo. Tras una pormenorizada presentación del Quijote comestible, los asistentes al acto se comieron, página a página, el genial libro.

Firo, cuya obra literario-gastronómica despertó admiración y cuya charla excitó las papilas gustativas del público, sugirió a los comensales que "a partir de ahora, cuando les pregunten si han leído el libro, díganles que han hecho más que eso: lo han devorado". "Ahora el libro está en vuestras células, es parte de vosotros", siguió bromeando el cocinero, que además dio a los asistentes chinos y latinos un curso acelerado sobre cómo catar un buen aceite de oliva.

No todas las páginas sabían igual, pues algunas de ellas estaban espolvoreadas con polvo de anchoa, otras con picante, ajo, azafrán, avellanas... y no faltaron páginas dulces con sabor a miel o a caramelo.

Las hojas comestibles llevaban impresas a una cara todas y cada una de las aventuras del ingenioso hidalgo, y no sólo eso, sino que además reproducían los famosos grabados de Gustav Doré, esos que con gran prestigio han acompañado durante los siglos a las sucesivas ediciones del Quijote.

Encontrado en: 20minutos.es

3 comentarios:

Julio Soler dijo...

Diuuuuuu tiene ke estar bien eso! y no el kijote ke nos teniamos ke leer en el colegio! ke weno nunca me lo lei! xD xo weno..xD

locodelavida dijo...

Me parece una buena iniciativa de divulgación de una obra maestra como el Quijote, mucha gente nunca lo ha leido, y realmente vale la pena.

rmbmparticipa dijo...

Una idea graciosa, que vamos a reseñar en nuestra bitácora www.elquijoteyyo.net, en la que venimos recopilando todas las versiones del Quijote que caen en nuestras manos.